Árbol de navidad



                                                                      



Por lo general, la falta de espacio suele traernos de cabeza a la hora de decidir si finalmente dispondremos o no de un árbol de navidad con el que decorar nuestros hogares. Pero no deberíamos dejarnos llevar por la racionalidad ni prescindir de él. Solo nos hace falta un poquito de imaginación y naturalmente ganas de adentrarnos a una nueva aventura creativa. 

Por eso, os proponemos la siguiente idea. No requiere de mucho talento y se ajusta a todos los bolsillos. Además puede ser divertido, y tienes niños más porque se involucran rápidamente.

Materiales necesarios:
  • palos secos de distintos grosores
  • cuerda 
  • pintura blanca disolvente al agua
  • una sierra pequeña de manualidades












Preparación:

Corta los palos a diferente medida, como si fueras a hacer una pirámide: de más largo a más corto. 







Pintálos con pintura blanca y déjalos secar. Asegúrate de hacerlo encima de un papel de periódico para no manchar la superficie que ulizas para trabajar. También puedes usar unos guantes de látex para no mancharte las manos.








Una vez secos, anuda con cuerda cada esquiña de los palos formando una pirámide y deja suficiente cuerda en el último de los palo para que puedas colgarlo.

Por último decóralo con bolas y figuritas navideñas.






Entradas populares