Corona de adviento





Hoy es el primer domingo de Adviento. Y por tanto, el día perfecto para hablar sobre una de las tradiciones cristianas más populares y proponeos realizar vuestras propias Coronas o Guirnaldas de Adviento.

Origen y tradición

La corona de adviento es una tradición de origen pagano que se relacionaba con la oscuridad típica de los días de invierno. Según la costumbre ancestral, para que el dios del Sol, que representa la luz, trajera de nuevo la luz y el calor típico de las estaciones estivales se acostumbraba a prender velas durante el invierno y se le oraba. Posteriormente, los primeros misioneros aprovecharon esta tradición para evangelizar a las personas. Para ello utilizaron este ritual como un instrumento para orar a Cristo y rogarle que infundiera luz y esperanza a las almas de los seres humanos, caídos en desgracia y que se celebrara asimismo la natividad. El hecho de que sean cuatro velas se explica por las cuatro semanas que transcurren hasta el 24 de diciembre. Durante este tiempo el hombre tiene la oportunidad de reflexionar acerca de su naturaleza buena y mala. Y con el fuego espiar su culpa, buscando el camino hacia la salvación divina.

Tampoco su forma redonda es casual. Desde un punto de vista geométrico, el círculo es una figura que no tiene ni principio ni fin. La Corona de Adviento manifiesta este pensamiento, es decir, que Dios no tiene ni principio ni fin y en él todo es eterno e indivisible. 

Las ramas que se utilizan para hacer una Corona de Adviento deben ser de abeto o de pino. Árboles de hoja perenne y que son de color verde. Este color significa esperanza y en términos cristianos se interpreta como la esperanza y la vida. 

Y ahora, ¿qué os parece hacer vuestra propia Guirnalda de Adviento? Es muy sencilla y barata. Seguiendo la filosofía de reciclaje que tanto me gusta os propongo esta idea creativa.

Materiales:

  • Ramas de abeto
  • Alambre de metal verde
  • Cinta de raso en colores: rojo, blanco, morado
  • Cuerda fina
  • Piñas y bellotas secas
  • Decoración metálica: corazones, campanitas, sonajeros, etc. de metal
  • Velas: una grande o cuatro pequeñas de color rojo o blanco
  • Sujeta velas metálico


Preparación:
  • Coge las ramas más frondosas y verdes y únelas una a una tratando de hacer un círculo. Al tiempo que vas dándole una forma circular puedes ir enrrollando las ramas con el alambre verde.
  • Utiliza la cinta de raso roja para decorar la corona pasándola por toda la corona y al final vuelve a ajustarla con la el alambre metálico.
  • Mete la decoración metálica por la cuerda y vuelve a decorar la corona siguiendo el mismo método que el paso anterior.
  • Por último decora por encima con las piñas y las bellotas y no olvides ponerle los cuatro sujeta velas metálicos de norte a sur y de este a oeste. Luego clava las velas.
  • Colócala en un lugar fresco para que no se sequen demasiado pronto las ramas. 


En nuestra versión personalizada hemos preferido usar una vela roja grande para darle un toque personalizado a nuestra Guirnalda de Adviento. 







Truco para mantener las ramas verdes: refrescar cada mañana las ramas con agua. Utiliza para ello un spray-dosificador



También os dejamos otra versión distinta, que como veréis guarda cierto parecido con la corona tradicional pero tiene su propio carácter.





Como ves, es sencillo y divertido. Tú también puedes jugar con la idea y diseñar la tuya propia. !Vamos, anímate y envíanosla!










Entradas populares