Plantas de invierno

¿Quién ha dicho que en el otoño mueren las plantas? Lo cierto es que no es verdad. Durante las estaciones invernales hay una cantidad de plantas que pueden convertir nuestros jardines y terrazas en un paraíso floral, como por ejemplo: la alhelí, la caléndula, coles ornamentales, los pensamientos, los cicus, los comunes geráneos, los maravillosos narcisos y también prímulas, una la multitud de variedades de las conocidas margaritas como son la zinnia, el áster, el brachicome, la anémona y por supuesto, el brezo, del que vamos a dedicar la entrada de hoy y cómo plantarlo.

Para empezar hay que decir que el brezo no requiere demasiados cuidados. Por eso es una planta ideal tanto para jardines como para las terrazas de nuestro hogar. Sin embargo, los que desgraciadamente no disponemos de terraza o balcón, el brezo es también una buena opción. Basta con colocarlos junto a la ventana o en algún lugar en el que pueda recibir luz directa.

¿Cómo plantar un brezo?

Lo primero que necesitas es una maceta, alguna piedra y una tierra de calidad. No olvides que un buen drenaje de la tierra es fundamental para las plantas. Por eso, te recomendamos que te asegures antes de que la maceta tiene alguna avertura por el que saldrá el agua en el caso de que no pueda ser absorvida (eso puede ocurrir si has regado la planta más de la cuenta). Asimismo insistimos en que la tierra sea de calidad porque a veces el problema que explica porqué un planta no crece no es porque hemos hecho algo mal. Simplemente se debe a que la tierra no tiene suficiente sustrato ni vitaminas.



Una vez tenemos la maceta, la piedra y la tierra coloca sobre el agujero de la maceta la piedra, agrega la tierra a la maceta. Un truco para saber cuánta cantidad de tierra hay que poner es mirar lo alto de la maceta y echar la tierra hasta la mitad de ella. Acontinuación haz un agujero en la tierra, introduce en él el brezo, con cepellón siempre, poniendo especial cuidado en no romper sus raíces. Luego añade más tierra hasta cubrir el cepellón. El siguiente paso es importante, ya que mucha gente comete el error de presionar la tierra mucho hasta que queda compacta. Y no, es no es bueno, ya que impide que la tierra se airé. Por ello, lo mejor es presionar ligeramente. Por último riega la tierra ligeramente. No es necesario que utilices litros de agua porque lo que harás es que la tierra se pudra rápidamente y con ello las raíces. Nuestro consejo es que las plantas se rieguen con más frecuencia pero en poca cantidad.







Y aprovechando que desde finales de agosto estamos en plena temporada del brezo no podemos pasar por alto invitaros a visitar Lüneburger Heide. Se trata de un parque natural situado en la región de Niederschachsen (Alemania) donde podemos disfrutar de kilómetros y kilómetros de brezos, hacer excursiones a pie y en bici y realizar numerosos deportes al aire libre como senderismo.   







Entradas populares